Doctrina

Título: Derecho Penal 2022
Fecha: 20/06/2022
Coordinadores: Enrique Ortega Burgos
Voces sustantivas: Compraventa, Delito de estafa, Delitos contra la hacienda pública, Delitos de usurpación, Estafas, Función pública, Fraudes, Pacta sunt servanda, Patentes, Robo, Registro de la propiedad, Resolución de contrato, Responsabilidad civil, Responsabilidad penal, Tráfico de drogas, Unión europea, Amenazas, Analogía, Aplicación de la ley penal, Asociaciones, Cláusula rebus sic stantibus, Consorcios, Cotización, Cumplimiento del contrato, Desarrollo sostenible, Ejecución del contrato, Equidad, Exención de responsabilidad, Funciones públicas, Haciendas forales, Medios de pago, Nacimiento, Pacta sunt servanda, Personas físicas, Plazo para realizar el pago, Responsabilidades penales, Seguridad jurídica, Agentes de la autoridad, Asistencia letrada, Blanqueo de capitales, Concepto de consentimiento, Delito contra la hacienda pública, Delito de acoso laboral, Delito de daños, Embargo, Entidades financieras, Ingeniería fiscal, Marcas, Modalidades de pago, Peer to peer, Plazos, Programas informáticos, Propiedad, Sistema de pagos, Sistema electoral, Tarjetas de crédito, Título académico, Violencia de género
Voces procesales: Arbitraje, Prueba, Quiebra, Arbitraje internacional, Derecho de defensa, Juicio oral, Prueba pericial, Árbitros

Cómpralo ya en Tirant.com

Precio: 69,90 Euros 66,41 Euros Descuento -5.0%
Libro electrónico: 42,00 Euros

Salida en 1 semana

Ir a librería

Número epígrafe: 12
Título epígrafe: Blockchain y corrupción: primeras reflexiones sustantivas y procesales*

TEXTO:

Blockchain y corrupción: primeras reflexiones sustantivas y procesales*

Jordi Gimeno Beviá

Prof. Dr. Derecho Procesal UNED

SUMARIO: 1. INTRODUCCIÓN A LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN. 1.1 Primera generación: conociendo Blockchain a través de Bitcoin. 1.1.1 El funcionamiento de la tecnología Blockchain. 1.1.2 Su primera aplicación exitosa: la criptomoneda Bitcoin. 1.2 Segunda generación: la importancia de etherum. 1.3 Una lectura política del fenómeno. 2. VENTAJAS DE BLOCKCHAIN FRENTE A LA CORRUPCIÓN. 2.1 Transparencia. 2.2 Inmutabilidad. 2.3 Seguridad. 2.4 Desintermediación. 3. PROBLEMAS Y/O VULNERABILIDADES. 3.1 Anonimato. 3.2 Descentralización. 3.3 Inmutabilidad. 4. RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN BLOCKCHAIN

1. INTRODUCCIÓN A LA TECNOLOGÍA BLOCKCHAIN

El Derecho y la tecnología, dos conceptos tradicionalmente alejados, no solo se encuentran cada vez más relacionados en la práctica forense, sino que el futuro de la ciencia jurídica no se vislumbra sin un componente tecnológico. Así pues, el conocido como fenómeno del «Legaltech» o aplicación de las tecnologías al Derecho191, no cabe ser entendido como una --otra-- moda pasajera anglosajona, sino que ha venido para quedarse. Porque la utilización práctica de las tecnologías en el Derecho o, mejor dicho, en el quehacer jurídico de abogados, poder judicial, notarios, y otros operadores jurídicos, supondrá innumerables ventajas, tales como ahorro de costes, eficiencia, celeridad,...
Y es que existe un amplio consenso, principalmente en los grandes despachos de abogados y departamentos de asesoría jurídica en que el Legaltech impactará profundamente en las futuras operaciones de todo el sector legal. No es de extrañar, en consecuencia que surjan cada vez más start ups enfocadas a ofrecer este soporte tecnológico a despachos y empresas con un funcionamiento y/o desarrollo de negocio menos digital y más tradicional. Se trata, por tanto, de una realidad que no puede ser ignorada por los operadores jurídicos pues, de lo contrario, corren el riesgo de verse relegados a un segundo plano en un futuro cada vez más cercano.
Dentro de esta nueva realidad Legaltech, la tecnología Blockchain es una pieza fundamental pues supondrá --de hecho, ya lo está consiguiendo-- una revolución en cuanto al intercambio de bienes y servicios sin parangón hasta la fecha.
Ello no obstante, para poder aproximarnos a su alcance, es imprescindible realizar un breve recorrido sobre su origen y características, sin perjuicio de un futuro desarrollo que la siga paulatinamente perfilando. Así las cosas, como veremos a continuación, también puede resultar útil como instrumento para hacer frente a problemas actuales relacionados con prácticas corruptas sin perjuicio de que, en el otro lado de la medalla, del mismo modo pueda, en algunos supuestos, facilitar la comisión de ciertos delitos. Posteriormente, enumeraremos algunos de los retos que esta tecnología presenta desde una perspectiva procesal.
1.1 Primera generación: conociendo Blockchain a través de Bitcoin

Aunque, en una primera aproximación, se tiende a confundir Blockchain con la criptomoneda Bitcoin, se trata de realidades diferenciadas aunque estrechamente relacionadas, en tanto podría decirse que la primera sirve para la ejecución de la segunda192. Por ello, en primer lugar explicaremos en qué consiste esta tecnología, su desarrollo a través de las criptomonedas y su avance paulatino hacia otro tipo de funcionalidades como los Smart Contracts.
1.1.1 El funcionamiento de la tecnología Blockchain

Sin ánimo de ahondar en profundidad en los orígenes del sistema Blockchain, se alude a Stornetta y Haber como sus autores intelectuales en el año 1991, a través de la introducción de las cadenas de bloques protegidos criptográficamente para el almacenamiento de documentos marcados o sellados temporalmente (time-stamp)193. No obstante lo anterior, las bases teóricas de la tecnología Blockchain fueron expuestas en noviembre de 2008 por Satoshi Nakamoto en su artículo «Bitcoin a peer-to-peer electronic cash system»194 y ejecutadas con el minado del primer bloque --lo que se conoce como «Bloque génesis»-- por el propio Nakamoto el 3 de enero de 2009 y con el primer pago de 10 Bitcoins de éste a Hal Finey el 12 de enero de ese mismo año. Por consiguiente, no tanto el origen sino el primer éxito de la tecnología Blockchain fue en ejecución de una transacción de Bitcoin.
La tecnología Blockchain o «cadena de bloques» podría ser definida como un libro mayor digital, distribuido e inmutable, asegurado a través de criptografía avanzada, replicado entre los nodos (usuarios) de un red P2P (red entre pares o iguales), que utiliza un mecanismo de consenso para acordar la transacción, en tanto el control de la operación está descentralizado195.
En dicha red, la tecnología Blockchain promueve la transparencia y las garantías en tanto es necesario el consenso entre los nodos para la validez de cada transacción. Habida cuenta el registro o libro mayor de Blockchain está descentralizado, el consenso entre los nodos, por consiguiente, es la clave del proceso196. De un lado, validan y autentican el siguiente bloque y, de otro, previenen o protegen la cadena de usuarios/adversarios que quieran falsearla o, en una analogía con los sistemas ferroviarios, pretendan hacerla descarrilar197. Por ello, a diferencia de otros sistemas gobernados por una autoridad central, son los propios usuarios de la red los que comprueban la viabilidad de realizar la operación, la validan y la ejecutan quedando reflejada en el siguiente bloque, realizando lo que en la práctica se denomina la «prueba de trabajo» (Proof of Work, PoW)198.
Cada bloque contiene su propio número identificador, denominado hash, así como el hash del bloque anterior por lo que cada nuevo bloque queda conectado tanto con su predecesor como con su sucesor (input-output) y así se van enlazando o encadenando bloques. A estos efectos, la modificación de un bloque deviene realmente difícil pues tendría que alterar todos los bloques que le suceden y los nodos advertirían que el cambio o la modificación que se pretende realizar no es válido199. La descentralización en nodos supone, por tanto, un modo de almacenamiento de la información en redundancia o replicación entre todos los usuarios que imposibilita el fraude pues todo queda registrado de un modo inmutable, con la ventaja, además, de que no sea necesaria la intervención de ninguna organización o autoridad central.
La tecnología Blockchain implica por tanto el fin de los intermediarios a la hora de realizar determinadas operaciones y refuerza la transparencia dado que éstas se realizan ante los usuarios de la red. Se trata, a todas luces, de una tecnología totalmente revolucionaria que, si bien en esta primera década ya ha dado muestras de que es una realidad --p.ej. a través de las criptomonedas o incluso la comprobación de identidades digitales-- tiene un potencial enorme. No es de extrañar, en consecuencia, que desde su creación hasta el año 2020 se hayan invertido más de 20 billones de dólares en Blockchain200.
1.1.2 Su primera aplicación exitosa: la criptomoneda Bitcoin

El origen más remoto del dinero digital se remonta a principios de los años ochenta cuando David Chaum creó un sistema criptográfico para la realización de pagos digitales. Pero el concepto actual de las criptomonedas no puede entenderse sin los trabajos antecedentes tanto de Haber y Stornetta, como de Szabo con el Bitgold. Ellos sentaron las bases en las que se asienta la critpomoneda Bitcoin, tal y como se ha comentado, lanzada por el enigmático Satoshi Nakamoto en el año 2009 y que en la actualidad sigue siendo la principal moneda en los rankings de inversión.
Tal y como señala la propia Bitcoin.org, «Bitcoin usa tecnología peer-to-peer o entre pares para operar sin una autoridad central o bancos; la gestión de las transacciones y la emisión de Bitcoins es llevada a cabo de forma colectiva por la red. Bitcoin es de código abierto; su diseño es público, nadie es dueño o controla Bitcoin y todo el mundo puede participar. Por medio de sus muchas propiedades únicas, Bitcoin permite usos interesantes no contemplados por ningún sistema de pagos anterior»201.
Por ello, Bitcoin se ha erigido en una contrapropuesta innovadora que se presenta como un sistema monetario y de pago alternativo. Proporciona una plataforma que permite a sus usuarios producir lo que sus defensores/seguidores llaman dinero y transmitir pagos anónimamente entre sí sin utilizar intermediarios previamente establecidos202. Así, a través de Bitcoin, aunque sea una moneda virtual, ya se pueden adquirir multitud de bienes y servicios, siendo la primera transacción física la compra de 2 pizzas en el año 2010203.
El funcionamiento de Bitcoin es relativamente sencillo. El usuario instala un monedero de Bitcoin (Bitcoin Wallet) y cuenta con una clave pública y otra privada. De dichas claves se deriva, asimismo, dos direcciones, también pública y privada. La pública equivaldría a la cuenta, que se comparte con el resto de usuarios de la red, mientras que la privada es la que otorga al usuario el acceso al manejo de sus Bitcoins y a la realización de las transacciones. Siguiendo un símil bancario, la clave pública podría corresponderse con el IBAN mientras que la privada con el código PIN o con la firma

La moneda virtual, representada comúnmente como BTC no es ilimitada. Habida cuenta, el valor suele estar relacionado con que éste sea finito o limitado (un claro ejemplo es el oro), Satoshi Nakamoto estableció un límite de 21 millones. Actualmente se han minado más de 16 millones pero ello no implica, necesariamente, el fin de la moneda virtual a corto-medio plazo, sino que el ritmo de generación irá ralentizándose hasta que se mine el último Bitcoin que, según los pronósticos realizados por los expertos, será en el año 2140204.
Si bien en su inicio no tenía ningún valor --no fue hasta febrero de 2011 cuando 1BTC equivalía a un dólar-- actualmente 1BTC equivale a casi 43.000 dólares. Entre las distintas funcionalidades del Bitcoin destaca su utilización como modalidad de pago --como alternativa a sistemas de PayPal o incluso a las tarjetas de crédito-- para la adquisición de bienes y servicios --p.ej. pagos en restaurantes--, realizar apuestas o comprar ítems en videojuegos on-line, también puede ser utilizado como producto de ahorro e incluso se ha convertido en un destacado producto de inversión. Más allá, por tanto, de que puedan adquirirse determinados bienes «físicos», es decir, tangibles, lo cierto es que su uso predomina en una esfera virtual o digital.
Y ello porque el Bitcoin es habitual que se utilice no solo para la compra/venta de otras criptomonedas sino también de dinero fiat como dólares, euros, libras, etc.
Aunque no todos los países reconozcan el Bitcoin como medio de pago válido205--entre ellos, España-- paradójicamente ello no exime del pago de impuestos. No está contemplado, por consiguiente, como «dinero» sino como un «bien» por lo que los negocios en Bitcoin no se consideran en España transacciones dinerarias sino de bienes. Así, en función de que uno obtenga ganancias por su inversión (compra/venta), los mantenga en el wallet o monedero --superando un determinado límite--, se dedique al minado, etc. deberá tributar por ello206.
Sea como fuere, como se ha expuesto, el Bitcoin, a pesar de su éxito, queda limitado a una función fija de carácter económico/transaccional, como cualquier moneda, con la finalidad de actuar como medio de pago. Por ello, la siguiente generación de Blockchain, como seguidamente veremos, no se limita únicamente a esta finalidad sino que, progresivamente, permite que surjan nuevas funcionalidades.
1.2 Segunda generación: la importancia de etherum

Dado que Bitcoin quedaba circunscrito a un medio de pago --para algunos de forma deliberada-- el programador Vitalik Buterin, a la postre uno de los más destacados expertos dentro de la comunidad Bitcoin, planteó que la tecnología Blockchain debía ir un paso más allá para ampliar sus funcionalidades a través de la creación de aplicaciones descentralizadas, no limitándose únicamente a la criptomonedas.
Así pues, en el año 2013 plasmó su idea en el artículo --en realidad, en una entrada de blog-- «Ethereum: The Ultimate Smart Contract and Decentralized Application Platform»207 y el 30 de julio de 2015 Ethereum, otra de las principales redes públicas de Blockchain a nivel mundial, se convirtió en una realidad.
En cuanto a la definición o concepto de Ethereum, podría ser entendida como una plataforma abierta de Blockchain que permite a cualquiera crear y usar aplicaciones descentralizadas que se ejecutan en esa misma tecnología. Al igual que Bitcoin, nadie controla ni posee Ethereum: es un proyecto de código abierto sustentado por muchas personas en todo el mundo pero a diferencia del protocolo de Bitcoin, Ethereum fue diseñado para ser adaptable y flexible208.
Así pues, entre las principales funciones que revelan la importancia o trascendencia de Ethereum encontramos, sin ánimo de exhaustividad, las que a continuación se relacionan.
a) La posibilidad de aceptar y recibir pagos de forma rápida y segura. Del mismo modo que su precedente Bitcoin, la red Ethereum cuenta con su propia criptomoneda, denominada Ether (sus siglas son ETH). Además de su función de criptomoneda, también es muy importante destacar que el Ether es el incentivo que reciben los desarrolladores de las aplicaciones y de la red Ethereum, por tanto, cumple una doble función. Asimismo, si bien Bitcoin contaba con una limitación de 21 millones totales, Ether limita su emisión a 18 millones anuales. Sin embargo, dado que la red es relativamente nueva y se encuentra en permanente desarrollo, se estima que dicha cifra se reduzca en un futuro próximo.
b) El despegue de las Initial Coin Offerings (ICOs). Las ICOs son un novedoso instrumento para atraer financiación generalmente utilizados por emprendedores y empresas start up. Sin duda, se erigen en una alternativa a las tradicionales Ofertas Públicas de Venta (OPV) (IPO, en inglés) pero sobre las que todavía existe un relativo desconocimiento209. Las ICOs superan el actual modelo de crowfunding y simplifican la participación de usuarios vía criptomoneda en una idea o proyecto de un modo totalmente desburocratizado y descentralizado, a través de la tecnología Blockchain. De este modo, se tokeniza la participación en los proyectos a través de criptomoneda (se puede tokenizar tanto capital como deuda) que no tiene porque ser Ether o Bitcoin, en tanto es habitual que los proyectos cuenten con su propia criptomoneda, a modo de participación/es. Sin ir más lejos, la propia red Ethereum se financió vía ICO pues desde la publicación de la idea de Vitalik Buterin hasta el lanzamiento de la plataforma transcurrió un año en el que se dedicaron a minar (o mejor dicho, pre-minar) moneda y adquirieron más de 18 millones de dólares210.
c) El desarrollo de los Smart Contracts. Los Smart Contracts consisten en códigos, a través de la tecnología Blockchain, que permiten la ejecución automática de condiciones si se cumplen previamente una serie de requisitos o circunstancias predeterminados por las partes. Siguiendo la lógica del «if...then», en un ejemplo realmente básico, si A realiza el pago a B, automáticamente se desbloquea el envío de la cosa de B a A. Por tanto, supone la auto-ejecución de condiciones prestablecidas en código sin la necesidad de intervención humana.
d) La creación de las denominadas «aplicaciones descentralizadas» (Decentralized applications, Dapps.) Por todos son conocidas las aplicaciones actuales sobre redes sociales, plataformas musicales,... entre ellas, existe un común denominador y es una relación plataforma/empresa-usuario/cliente en la que la plataforma impone sus reglas de uso. Por ejemplo, si una red social o plataforma musical de pronto exige que paguemos una determinada cuota para utilizar el servicio, deberemos hacerlo porque si no, no podremos utilizarla. Existe, por consiguiente, no sólo una vinculación con las decisiones de dicha plataforma, sino también con el propio destino de la compañía pues, si ésta desaparece, previsiblemente la información almacenada en sus servidores centrales también lo hará. Sin embargo, utilizando la tecnología Blockchain, se pueden crear aplicaciones cuya información no se encuentre centralizadas en un servidor, sino que estén replicadas en todos los nodos o usuarios, democratizando por tanto el uso de la aplicación y asegurando a su vez que la información no se pierda por la destrucción de un servidor, pues ésta permanecerá inmutable en la cadena de bloques. Por otro lado, del mismo modo en que Apple o Google cuentan con un portal o tienda donde aparecen las aplicaciones (App Store o Play Store), también a través de la página State of Dapss se permite el acceso a multitud de aplicaciones descentralizadas de todo tipo (desde finanzas, juegos,...hasta un «mercado de predicciones» como se considera a la Dapp Augur), e incluso se posibilita que cualquiera pueda subir o carga una nueva aplicación, determinando la plataforma a utilizar, siendo Ethereum la más popular.
Dejando a un lado las múltiples funcionalidades y posibilidades de Ethereum, a continuación se expondrá brevemente el funcionamiento de la red. Si bien guarda muchas similitudes con Bitcoin (descentralizada, consenso entre nodos, código abierto, protocolo PoW, etc.) ésta se diferencia en que utiliza un sistema de computación «Turing completo», que permite que un ordenador pueda realizar cualquier tipo de operación y, bajo el lenguaje de programación de Ethereum denominado Solidity, permite que se puedan programar condiciones propias de los Smart Contracts («if...then») que serán ejecutadas gracias a la Ethereum Virtual Machine (EVM)211.
Habida cuenta las operaciones son bastante más complejas que en Bitcoin y requieren mayor poder de computación, cada operación cuenta con un gasto computacional cuya unidad de medida se conoce como «Gas» y equivaldría por poner un símil, al petróleo con el que funciona la red Ethereum. El Gas, por consiguiente, sería el impuesto que paga, generalmente en Ether, el usuario --o el incentivo que recibe el «minero» por la ejecución de la operación y que, dependiendo de su complejidad, será más o menos cara en tanto requerirá mayor poder de computación y, consecuentemente, precisará más Gas212.
Más allá del referido problema de seguridad, Ethereum sigue siendo una de las redes más prometedoras, con un largo recorrido y una amplia proyección de desarrollo por delante. Los Smart Contracts, core de esta segunda generación de Blockchain, ofrecen, buena muestra de ello.
1.3 Una lectura política del fenómeno

Pudiera pensarse que la tecnología Blockchain surge con base en el mero desarrollo del mundo digital y de las nuevas tecnologías. En efecto, desde el nacimiento de internet hasta la fecha, los usuarios hemos sido --y seguimos siendo, o lo intentamos al menos-- capaces de ir evolucionando en nuestras competencias digitales a medida que iba apareciendo nuevo software e íbamos descubriendo nuevas funcionalidades. Pudiéramos considerar, por tanto, que la tecnología Blockchain y el uso de las criptomonedas constituyen un avance más sin otro trasfondo más que seguir «escalando» en el mundo tecnológico.
No obstante lo anterior, existe una marcada lectura política de la tecnología Blockchain. Sin ir más lejos, el propio Satoshi Nakamoto en su White Paper sobre Bitcoin, anteriormente analizado, expuso que el comercio digital tradicionalmente ha dependido de una entidad financiera para procesar los pagos electrónicos y, a su vez, plantea una nueva tecnología, la Blockchain, y criptomoneda, el Bitcoin, que lo consiguen directamente sin ningún tipo de intermediación. Cabe destacar, que la fecha de la publicación del trabajo no es para nada baladí, pues aparece en el año 2008, año de la quiebra de Lehman Brothers e inicio de una crisis financiera a nivel mundial213.
Las criptomonedas, como es sabido, surgen en un entorno en el que no existe, a diferencia de las monedas físicas o dinero fiat, ninguna autoridad central. Son los propios usuarios los que realizan y validan, a través del minado, las transacciones mediante una política de consenso basada en la transparencia y en la confianza que ofrece la inmutabilidad de la cadena de bloques. Por ello, en este entorno, no es infrecuente tropezar con la expresión «code is law» o «el código es la ley» en una perspectiva alejada de la influencia de las grandes financieras y de intereses regulatorios de los Estados e incluso, con un enfoque anarquista liberal de la tecnología Blockchain214.
De hecho, además de Satoshi Nakamoto, un nutrido grupo de criptógrafos que se denominaban a sí mismo «Ancaps» (anarco-capitalistas) afirmaban, de un lado, que la sociedad facilita mejor la voluntad individual en una economía de libre mercado carente de regulación por Estados o grandes corporaciones y, de otro, comparten una fe en el «determinismo tecnológico progresivo», basado en la creencia de que la sociedad se puede mejorar y que las relaciones sociales así como las instituciones pueden funcionar de manera más efectiva mediante el uso de nuevas tecnologías215

Es cierto que la tecnología Blockchain tiende hacia soberanías más distribuidas, democratizadas y «tecnologizadas», prescindiendo de autoridades centrales. Sin embargo, muchas de sus elementos y características ya están siendo canalizados y refundidos tanto por capital corporativo como por los propios Estados; actores que están bien preparados e incentivados para aprovecharse de la situación. Las grandes corporaciones cuentan los recursos para contratar técnicos y expertos informáticos y el Estado, por su parte y con sus recursos, intenta paulatinamente codificar y regular el mundo Blockchain del futuro cercano216.
Así, a modo de ejemplo, Estonia se ha convertido en un país que lleva casi una década sirviéndose de la tecnología Blockchain, tanto en el sector público como en el privado. Bajo el lema «más transparencia, menos burocracia» (more transparency, less burocracy) los ciudadanos pueden, entre otros trámites, acceder a su historial médico e incluso saber qué medico ha accedido y cuándo lo ha hecho217. También Argentina, a través de la plataforma Blockchain Federal Argentina se ha sumado al uso de esta tecnología para que la ciudadanía, sin intermediación y de forma sencilla pueda p.ej. desde certificar la autenticidad de los títulos académicos hasta facilitar y dotar de transparencia a los procesos de licitaciones públicas218.
Pero no sólo los Estados, también las grandes multinacionales apuestan por la tecnología Blockchain. Facebook, la red social mundialmente conocida, también trabaja en la creación de una criptomoneda llamada Libra, si bien lo hace --y ello está complicando/modificando el proyecto inicial-- en un consorcio donde también se encuentran Visa, PayPal o MasterCard.
Sea como fuere, la realidad es que la utilización de la tecnología Blockchain por los Estados y por las grandes empresas lleva consigo la consiguiente regulación, y en ello se encuentran tanto la Unión Europea como Estados Unidos, entre otros actores219. Es cierto, por una parte, que la regulación supone el fin de la propia esencia de Blockchain pero, por la otra, ofrecerá seguridad jurídica a una sociedad todavía cautelosa de una tecnología que gran parte desconoce, aunque a buen seguro no por mucho tiempo.
2. VENTAJAS DE BLOCKCHAIN FRENTE A LA CORRUPCIÓN

Una vez analizado su funcionamiento y habiendo realizado una aproximación a las funcionalidades que ofrece la tecnología Blockchain, se analizará como puede resultar un instrumento efectivo en la prevención y lucha contra la corrupción.
En primer lugar, es importante remarcar que la naturaleza o el ecosistema Blockchain es opuesto, per se, a la corrupción. Y ello porque, como es bien sabido, la corrupción está fuertemente asociada con la intimidad, las transacciones ocultas y la manipulación o falsedad de la realidad, mientras que los presupuestos de Blockchain representan, de entrada, lo contrario:

2.1 Transparencia

Como se ha expuesto, cualquier usuario de la red Blockchain puede verificar los datos almacenados en la cadena de bloques. Sin perjuicio de que la Blockchain sea pública o privada --lo cual limitará esta condición a quienes estén autorizados--, los usuarios de la misma podrán corroborar la validez de lo actuado.
Así las cosas y en el marco de los ODS marcados por Naciones Unidas, la transparencia resulta esencial para el desarrollo sostenible, concretamente en el ODS 16.5 «Reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas» y 16.6 «Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas»220.
A este respecto, la tecnología Blockchain puede fomentar, por consiguiente, la transparencia en ámbitos tan susceptibles de corrupción como la contratación pública. Así pues, de acuerdo con BOTTO y CASTROVINCI ZENNA, una de las perspectivas de aplicación más prometedoras de esta tecnología es la comprobación de los requisitos de los competidores y, más en general, la reducción de la asimetría informativa entre la Administración Pública y los operadores económicos. Precisamente en vista del aumento de confianza que ofrece Blockchain parece fácil prever su utilización con el fin de hacer más eficaz el mecanismo de verificación de los competidores (y de la documentación presentada por éstos), así como los análisis de mercado realizados por las entidades contratantes221. No se trata ni mucho menos de una utopía pues, entre otras Administraciones Públicas, el Gobierno de Aragón cuenta desde hace años con un sistema pionero para registrar y evaluar ofertas reales de licitaciones en concursos públicos que se sirve de esta tecnología222.
2.2 Inmutabilidad

Los datos, una vez han sido almacenados o registrados en la cadena, no pueden ser modificados, lo que dificulta enormemente su manipulación y fraude. La inmutabilidad supone, por consiguiente, una garantía que refleja la autenticidad de lo acordado.
Supone una gran ventaja porque, como es sabido, uno de los principales temores --también riesgos-- a la hora de suscribir un contrato es la desconfianza hacia la contraparte ante un posible incumplimiento. De hecho, el contrato como instrumento jurídicamente vinculante, precisamente tiene su razón de ser en la necesidad, de un lado, de que personas (físicas o jurídicas) puedan contratar sin necesidad de conocerse y, de otro, en que su contenido, en caso de incumplimiento, pueda ser reclamado ante los tribunales.
El miedo al incumplimiento, sin embargo, se desvanece ante la utilización de la tecnología Blockchain, por ejemplo a través de los Smart Contract, suscrito entre privados o con las Administraciones Públicas. Y ello porque, como se ha mencionado, si se cumplen las condiciones pre-establecidas, su ejecución, siguiendo la mecánica «if...then» resulta automática en tanto la característica que implica la consideración de estos programas como «inteligentes» es la capacidad para ejecutarse por sí mismo y en sus propios términos.
Ello podrá implicar el fin de la desconfianza en materia contractual porque, en línea con lo dispuesto en el art. 1256 CC --«La validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes»--, la ejecución de lo acordado se producirá con independencia de la voluntad posterior de las partes. Es decir, se limita el «arbitrio» al que alude el Código Civil pues una vez introducidas las condiciones en lenguaje-máquina, éstas se ejecutarán en sus propios términos y no podrán ser modificadas, de ahí la inmutabilidad de las mismas.
Un ejemplo interesante --y real-- lo podemos encontrar en los Smart Contracts relacionados con las apuestas. Ya existen aplicaciones como p.ej. Augur que permiten apostar y, si se acontece finalmente el resultado apostado, se liberará el crédito223.
También, ante un progresivo aumento del Internet de las Cosas (IoT), otro de los supuestos que suelen traerse a colación es la posibilidad de bloquear un coche o la entrada a un hotel ante el impago de la cuota previamente determinada. Así pues, si, p.ej. el día 30 no se ha liberado la cantidad establecida en el contrato, la cerradura del coche o el sistema de acceso a la habitación del hotel automáticamente se bloquean224.
Por consiguiente, la programación de las condiciones deja escaso o nulo margen para la discrecionalidad en la ejecución que, como se ha indicado, se cumplirá según los términos acordados.
2.3 Seguridad

Al ubicarse en un registro distribuido (DLT) tampoco las operaciones que componen la cadena pueden ser borradas pues no se encuentran sitas en un único servidor sino que están replicadas en cada uno de los nodos.
Es importante, sin embargo, que las partes verifiquen la seguridad de los códigos antes de ejecutar la cadena de Blockchain en tanto una cadena con códigos pobres o fácilmente manipulables puede dar lugar a problemas de seguridad. Así las cosas, principalmente en redes públicas o híbridas, estas son aquellas en las que gran parte de la información es pública pero existen elementos restringidos únicamente a los usuarios autorizados, la replicación en los distintos nodos y la publicidad de la cadena implica que cualquier ataque o amenaza pueda ser advertida por los usuarios, dotando por consiguiente de seguridad y certidumbre a las operaciones realizadas.
2.4 Desintermediación

Tradicionalmente las transacciones han sido verificadas y/o realizadas --o promovidas-- por terceros. Es más, una práctica corrupta que acontece desde antiguo es el pago al intermediario con la finalidad de que ejerza sus influencias en la obtención de la concesión de un determinado contrato225.
Sin embargo, la tecnología Blockchain elimina la intermediación en tanto se automatiza la ejecución de la transacción mediante la codificación de su contenido como de las circunstancias que la provocan, tal y como sucede con los referidos Smart Contracts.
Asimismo, el hecho de que la ejecución se automatice --de ahí que hablemos de auto-ejecución o auto-ejecutoriedad-- simplifica notablemente el cumplimiento contractual, ya sea la liberación de crédito, la entrega de una cosa, etc. pues si ésta resulta automatizada y se elimina el factor humano, se reducirá los riesgos de incumplimiento. Asimismo, la no participación de un tercero o la ausencia de intermediación en la fase de ejecución implicará una reducción importante de los costes del contrato.
En conclusión, las características de inmutabilidad y seguridad dificultan que los actores corruptos manipulen datos. De otro lado, la supresión de terceros reduce la posibilidad de soborno o fraude y reduce costes, mientras que la transparencia posibilita que las transacciones corruptas sean más fáciles de reconocer.
Por todo lo anterior, los expertos ven mucho potencial para que Blockchain, a la que todavía le queda mucho margen de escalabilidad, pueda ser útil en la lucha contra la corrupción y no es de extrañar que se prevea la utilización de esta tecnología en distintos sectores. Así pues, ya existen iniciativas y proyectos realmente interesantes para su utilización en la contratación pública, en la digitalización del registro de la propiedad, en sistemas electorales para evitar fraudes, para evitar la corrupción en las cadenas de suministros, en los mercados energéticos, en la suplantación de identidad, fraudes en seguros y muchos otros ámbitos más.
3. PROBLEMAS Y/O VULNERABILIDADES

Del mismo modo que las nuevas tecnologías, en general, han tenido un impacto positivo en la sociedad, no es menos cierto que también favorecen la comisión de delitos y ciberdelitos. Con Blockchain sucede lo mismo: si bien su utilización reporta innumerables ventajas, también existen fallas que dan lugar a la comisión de delitos, principalmente a través de las critptomonedas que permiten la compraventa de bienes/servicios así como su conversión en dinero fiat para blanquear así capitales provenientes de actividades ilícitas. Así las cosas, aunque es cierto que el blanqueo de capitales a través de Bitcoin no es tan sencillo ni siquiera tan frecuente como a priori se puede pensar --de hecho, existen voces que arguyen que son los propios Estados los que atacan mediáticamente las criptomonedas-- no lo es menos que, aunque sea en un porcentaje bajo, ha dado lugar a su utilización en mercados delictivos de la Darknet o Darkweb para actividades ilícitas. Entre las características que pueden favorecerlo destacan las siguientes:

3.1 Anonimato

Aunque las transacciones queden almacenadas en la cadena de bloques cabe advertir que éstas pueden no contener información sobre quién las realiza. En no pocas ocasiones, la dificultad de determinar la identidad de los actores de la Blockchain, ha permitido su utilización en la Deep Web para realizar transacciones ilegales relacionadas con delitos tales como el tráfico de drogas, usurpaciones de identidad e incluso para el pago de asesinatos. Y ello porque la criptografía utilizada dificultaba el que las autoridades pudieran rastrear el origen de las transacciones, quedando pues impunes tales delitos.
Es cierto, no obstante lo anterior, que no todas las Blockchain permiten el anonimato pues, por ejemplo, en el mundo cripto, al menos para aquellos usuarios que invierten a través de conocidas plataformas, sí suele existir un control en la identidad. Además, también cabe remarcar que la identidad no es sólo --ni principalmente-- la única forma para identificar al usuario de la red pues también han sido detenidos delincuentes informáticos que han podido ser identificados mediante la dirección IP o la geolocalización226.
3.2 Descentralización

La ausencia de supervisión o de una autoridad central permite a organizaciones criminales acceder como cualquier usuario a redes «entre iguales» (en redes P2P) y realizar operaciones. En este escenario, la ausencia de un tercero confiable que valide la transacción --p.ej. como sucede con un banco a la hora de validar una transferencia-- puede facilitar la comisión de delitos.
La falta de una autoridad central, por consiguiente, deja al albur de los usuarios la utilización de la red así como puede promover, como sucede con las criptomonedas, que puedan acontecer fenómenos especulativos y de desinformación227.
Pero esta desventaja, del mismo modo que la característica anterior, resulta matizable. La descentralización no implica la ausencia un tercero validador, sino que ésta se democratiza entre los usuarios de la red. Ahora bien, si se utiliza en mercados de DarkWeb --SilkWay, Alphabay,...-- es cierto que la descentralización puede facilitar la impunidad.
3.3 Inmutabilidad

Aunque es una ventaja, también desde la perspectiva de su irreversibilidad, resulta harto complejo deshacer transacciones que oculten actividades ilícitas pues la auto-ejecución de las condiciones previamente definidas en la cadena de Blockchain, dificulta notablemente que puedan ser revertidas. Si bien en un contexto jurídico tradicional, pero a la vez totalmente extrapolable al fenómeno que nos ocupa, es interesante traer a colación la afirmación de López-Medel Bascones, quien indica que «...Frente a este postulado básico y esencial del pacta sunt servanda, pueden acontecer circunstancias no solo excepcionales, sino muy extraordinarias que puedan afectar de tal manera a desaparición de la base objetiva del negocio, y que lleven, por anulación de esa base o por una alteración tan radical e imprevisible, a que se abra paso, por razones de fundada equidad y de objetividad --que no son incompatibles sino convergentes--, a la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus»228. Por ello, en consonancia con el referido autor, la auto-ejecución impide atender circunstancias excepcionales que puedan acontecer en el desarrollo de la operación o del contrato, de tratarse de un Smart Contract, tales como la ilicitud de su objeto, ya sea previamente conocida o sobrevenida.
Tampoco la auto-ejecución, entendida como la imposibilidad de detenerse, permite valorar si cabe suspender temporalmente o dejar en stand by el contrato ante un ataque informático en el software que desencadena su ejecución. Si se produce un bug o error de software causado por un ataque malicioso debiera éste ser reparado para no ver afectado el cumplimiento del contrato en sus propios términos.
Por lo anteriormente expuesto, algunas de las ventajas y beneficios que ofrece la tecnología Blockchain, desgraciadamente, pueden ser utilizados con finalidades espurias e incluso delictivas.
4. RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN BLOCKCHAIN

Como se ha expuesto, los avances tecnológicos no sólo suponen ventajas para los usuarios habida cuenta ya sea por desconocimiento o por la propia complejidad de la novedad, no es extraño que acontezcan conflictos relacionados con los mismos. Blockchain y, por consiguiente sus distintas funcionalidades no son, ni mucho menos, una excepción.
En España apenas hay jurisprudencia, aunque ya la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, en su STS 326/2019 de 20 de junio (M. P. Llarena Conde) determinó ante un delito de estafa en Bitcoin que esta criptomoneda no tiene la consideración legal de dinero, ni puede considerarse como tal a efectos de responsabilidad civil. Pero puede ser utilizado como un activo inmaterial de contraprestación o de intercambio en cualquier transacción bilateral en la que los contratantes lo acepten.
Actualmente se están instruyendo procesos ante la AN, tales como el caso Kuailian, Arbistar o Nimbus que versan sobre estafas en la compra-venta de criptomonedas como productos de inversión. Ante esta realidad, cabe realizar una doble lectura.
De un lado, la falta de especialización puede llevar a que la AN sea la que, en la práctica forense, acabe ostentando el protagonismo cuando hablemos de criptomonedas. Algunas voces ya plantean la posibilidad de crear tribunales especializados en Blockchain como existe en China juzgados especializados en internet229. Sin embargo, nuestra jurisdicción no se encuentra preparada para la creación de tribunales especializados en Blockchain y las experiencias que puedan existir en otros países no deben ser extrapoladas a España, habida cuenta nuestra justicia todavía está inmersa en su transformación digital, acelerada necesariamente por la reciente pandemia.
De otro lado, cabe plantearse si las estafas en criptomonedas son, en realidad, conflictos en Blockchain. La respuesta necesariamente debe ser negativa. Y ello porque se trata de una estafa en un producto de inversión, como pudieran resultar otras más recientes como las acontecidas con las preferentes o con los sellos.
Los conflictos en Blockchain, por ende, resultan más complejos, pues suceden dentro de la propia red y, en muchos casos, en entornos carentes de regulación (en otros no porque pueden ser redes permisionadas y/o delimitadas) en los que, insistimos, «el código es la Ley».
Principalmente se imponen soluciones de autotutela y/o autocompositivas, en la que los propios usuarios de la red, ya sea porque algún usuario las impone o por consenso, han sido capaces de reaccionar a distintos fallos de seguridad que han permitido la comisión de delitos. Claros ejemplos podrían ser el Poly Network230 o el popularmente conocido como caso o ataque DAO (The DAO Attack). En este caso, un problema de seguridad dio pie a un ataque que supuso una sustracción de la criptomoneda Ether (ETH) equivalente a 50 millones de dólares. Ante el robo digital, se plantearon dos escenarios. El primero, consistía en no hacer nada porque, en tanto se parte de la base que «el código es ley» y las criptomonedas se sustrajeron por un agujero o fallo de seguridad, no se debía hacer nada. El segundo escenario, planteaba realizar lo que se denomina una «hard fork» (bifurcación radical) que implica una intervención en el código original Blockchain y poder así recuperar el dinero. Es cierto que esta intervención, que contraviene los principios de Blockchain, se realizó de forma consensuada pero también produjo un desdoble en la cadena de bloques: de un lado, la Blockchain Ethereum original --contraria a la Hard Fork-- ahora se denomina Ethereum Classic, mientras que la mayoritaria, que opera en esta Hard Fork, sigue con la nomenclatura Ethereum. Por tanto, implicó la división de la cadena en dos, la original y la nueva, que surgió con la finalidad de recuperar el dinero. Por tanto, Ethereum en realidad sufrió una suerte de reinicio por un problema de seguridad.
De aquí podemos extraer la problemática de considerar al código como ley y la dificultad que entraña reparar o mitigar errores en un entorno carente de una autoridad central y ausente de regulación. También, por otro lado, desde una perspectiva jurídica se observa como la ausencia de un tercero impide una solución heterocompositiva del conflicto y se imponen soluciones autocompositivas y/o de autotutela que, como muestra el referido ejemplo con la bifurcación de la red originaria, no deja a todos los usuarios satisfechos.
También en el ámbito de Derecho privado, principalmente para los conflictos en Smart Contracts, en estos mal llamados contratos inteligentes (porque, como se ha expuesto, no tienen porqué ser contratos ni mucho menos inteligentes) la auto-ejecución del contrato en sus propios términos tiene una doble lectura y es que en sus propias ventajas se encuentran también sus inconvenientes231. De un lado, es una garantía que no se pueda alterar lo acordado pero, de otro, ese automatismo en la ejecución imposibilita que se puedan tener en cuenta acontecimientos que alteren o impidan el desarrollo de la relación contractual, causada por la inmutabilidad como característica inherente a los Smart Contracts. En efecto, los contratos inteligentes eliminan la ambigüedad del lenguaje natural lo que supone una limitación de su utilidad y que en determinadas circunstancias, las partes prefieran la flexibilidad de los contratos legales a la rigidez de los programas informáticos automatizados232

La inmutabilidad y, por ende, su falta de flexibilidad, impide una modificación voluntaria del acuerdo una vez ha sido iniciado. Si cuando transcurre el Smart Contract, las partes acuerdan otra condición o, por ejemplo, deciden aumentar el plazo para realizar el pago, no cabe la modificación del contrato sino que es necesario realizar otro nuevo. Ante esta situación, quizá una opción sería, de común acuerdo implementar un contrato distinto con las modificaciones deseadas, que suponga, de facto, la eliminación del anterior. Otra opción sería configurar ex ante una serie de alternativas (dynamic calls) que se autoejecuten ante determinados escenarios. En ambos casos --sobre todo en el segundo-- habrá un notable aumento de los costes de programación233. Una vez puestos de relieve los contras de la inmutabilidad, sugiere FINK que los contratos inteligentes del futuro no serán totalmente autoejecutables, sino que en muchos casos tendrán que incorporar interfaces para la intervención humana234.
No obstante la opinión del referido autor, lo cierto es que están surgiendo iniciativas de «Smart ADR» cuando el conflicto surge en el desarrollo de un Smart Contract. Así pues, si una de las notas esenciales de los ADR es la especialización, será conveniente que el mediador o árbitro esté familiarizado con el ecosistema Blockchain o incluso que, ante conflicto, se pueda detener el contrato y «llamar» automáticamente a mediación o arbitraje para su solución235.
Estas soluciones, sin embargo, deberán ser excluidas cuando en la relación contractual hayan acontecido prácticas corruptas que deban ser perseguidas por las autoridades públicas para la aplicación de la ley penal.

NOTAS:

191 Dentro de un mismo ecosistema, Legaltech se une a otros fenómenos a los que se les «suma» el sufijo «tech» como Fintech, o aplicación de la tecnología al sector financiero o Regtech, para sectores regulados,...
192 Una frase muy ilustrativa sobre su diferenciación nos la da Sally Davies, periodista especializado en tecnología del Financial Times: «Blockchain es para Bitcoin lo mismo que el internet es para el email. Un gran sistema digital sobre el cual puedes construir aplicaciones. La moneda es solo una de ellas». Disponible en el siguiente enlace https://www.forbes.com/sites/bernardmarr/2018/02/16/a-very-brief-history-of-Blockchain-technology-everyone-should-read/#520836f57bc4

193 HABER, S. y SCOTT STORNETTA, W. «How to Time-Stamp a Digital Document», 1991. De hecho patentaron la tecnología de la cadena de bloques pero dado que no fue utilizada la patente caducó en el año 2004. De todos modos, sirvió para sentar las bases de la actual Blockchain.
194 Disponible en español siguiendo este enlace https://Bitcoin.org/files/Bitcoin-paper/Bitcoin_es_latam.pdf

195 GAMAGE, H. T. M., WEERASINGHE, H. D. y DIAS, N. G. J. «A Survey on Blockchain Technology Concepts, Applications, and Issues» Springer Nature Computer Science, marzo 2020, pág. 3

196 RISIUS, M. y SPOHRER, K. «A Blockchain Research Framework» Business & Information Systems Engineering, Springer, diciembre 2017, pág. 386

197 Y ello porque sólo puede existir una cadena de bloques. Hacer trampa no es sencillo pues requiere contar con una potencia de cálculo superior a la mitad de nodos.
198 El protocolo PoW consiste en la realización de una operación o solución de problema matemático que requiere una cierta potencia de computación. Al desarrollo de la operación se le denomina «minería» y la realizan nodos especiales conocidos como «mineros». En Bitcoin se estima que el minado dura unos 10 minutos aproximadamente.
199 En un símil con el tetris, una vez van cayendo los bloques unos sobre otros, más difícil resulta modificar los bloques de abajo. Por ello, cuando una operación es anotada en un determinado bloque, para modificar la operación habría que modificar los bloques que han sucedido al bloque que se pretende modificar.
200 Concretamente, desde el 2013 hasta el 2019, más de 23 billones de dólares. https://outlierventures.io/research/investments-in-Blockchains-2019-23-7-billion-raised-by-3738-Blockchain-companies-since-2013/

201 Vid. https://Bitcoin.org/es/

202 WEBER, B. «Bitcoin and the legitimacy crisis of money» Cambridge Journal of Economics 2016, 40, pág. 18

203 Concretamente fue el programador Layo Hanyecz quién ofreció 10.000 BTC al que le comprase y llevase 2 pizzas a su casa. https://medium.com/alteum-espa%C3%B1ol/Bitcoin-pizza-day-la-historia-detr%C3%A1s-de-la-primer-transacci%C3%B3n-de-Bitcoin-fc0f4b11e680

204 Así las cosas, la oferta de Bitcoin se va paulatinamente reduciendo y, en consecuencia, aumentando su valor. https://es.cointelegraph.com/news/experts-indicate-that-the-last-Bitcoin-will-be-mined-in-the-year-2140

205 Siguiendo el enlace pueden verse países que aceptan y son proclives a la utilización de Bitcoin (Bitcoin friendly countries) https://99Bitcoins.com/Bitcoin-friendly-countries/

206 Véase, entre otros PEDREIRA MENÉNDEZ, J. y ÁLVAREZ PÉREZ, B. «Consideraciones sobre la tributación y la calificación contable de las operaciones con moneda digital (Bitcoins) en las empresas», Revista Quincena Fiscal Aranzadi nº 3, 2018; SEDEÑO LÓPEZ, J. F. «El Bitcoin desde una perspectiva tributaria», Revista Quincena Fiscal Aranzadi, nº 22, 2019. Un análisis sobre consultas realizadas en la Dirección General de Tributos así como en la Hacienda Foral Vasca pueden verse en ZAPIRAIN, I. «Implicaciones fiscales de las critpomonedas» en Forum Fiscal nº 255, julio 2019

207 Disponible, entre muchos otros, en el siguiente enlace https://Blockchainlab.com/pdf/Ethereum_white_paper-a_next_generation_smart_contract_and_decentralized_application_platform-vitalik-buterin.pdf

208 TING KUO, T., ZAVALETA ROJAS, H., OHNO-MACHADO, L. «Comparison of Blockchain platforms: a systematic review and healthcare examples» Journal of the American Medical Informatics Association, 2019, Vol. 26, No. 5, pág. 468

209 HÄRDLE, W. K., HARVEY, C. R. y REULE, R. C. G. «Editorial: Understanding Cryptocurrencies», Journal of Financial Econometrics, ed. Oxford, 2020, 1--28, pág. 20

210 Para una aproximación más profunda a las ICO puede verse, ampliamente, BORREIKO, D., FERRANINI, G. y GIUDICI, P. «Blockchain Startups and Prospectus Regulation» en European Business Organization Law Review (2019)

211 Un artículo relativamente sencillo e ilustrativo sobre las características de un sistema Turing Completo puede verse en el siguiente enlace https://www.eleconomista.es/economia/noticias/8817210/12/17/Ethereum-es-Turing-completo-y-eso-que-es.html

212 Vid. la interesante entrada de MAJURI, Y. «Simply explained: Ethereum Gas» en medium.com. Disponible en el siguiente enlace https://medium.com/@yakko.majuri/Blockchain-definition-of-the-week-ethereum-gas-2f976af774ed

213 Además, como expone POPPER, a las pocas semanas de la publicación del White Paper, Satoshi enfatizó las motivaciones ideológicas para que Bitcoin alcanzase un público más amplio. POPPER, N. Digital gold: The untold story of Bitcoin. Allen Lane., 2015, pág. 30

214 En palabras de MARKEY-TOWER «La tecnología Blockchain, por lo tanto, ofrece finalmente la posibilidad de alcanzar el sueño anarquista, una sociedad que está compuesta por grupos formados completamente por asociaciones mutua, ausencia de violencia y coerción. Blockchain podría proporcionar el eslabón perdido que permite la formación de sociedades a gran escala (por lo tanto, factibles) con instituciones formuladas y promulgadas, así como registros mantenidos y verificados colectivamente. Toda una utopía». MARKEY-TOWER, B. «Anarchy, Blockchain and Utopia: A theory of political-socioeconomic systems organised using Blockchain» The Journal of British Blockchain Association, Vol. 1 marzo 2018.
215 MANSKI, S. y MANSKI, B. «No Gods, No Masters, No Coders? The Future of Sovereignty in a Blockchain World», Law Critique, Springer, 2018, pág. 155

216 MANSKI, op. cit. pág. 159

217 CHAWLA, H. «Blockchain: the key to anarchist self-governance?» Tesis publicada en Researchgate en julio de 2018, pág. 26

218 Véase la página web de la Blockchain Federal Argentina https://bfa.ar/blockchain/casos-de-uso/licitaciones

219 Vid. el interesante artículo de ROLDÁN MARTÍNEZ, V. «Regulación y criptomonedas: ¿el fin de la utopía anarcoliberal?»en Cinco Días 13 noviembre 2019.
220 Vid. Los objetivos de los ODS https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/peace-justice/

221 BOTTO, A. y CASTROVINCI ZENNA, S., «La Blockchain negli appalti pubblici, come utilizzarla: i vantaggi» en Network Digital 360, 10 septiembre 2018. https://www.agendadigitale.eu/procurement/la-blockchain-negli-appalti-pubblici-come-utilizzarla-i-vantaggi/

222 Entre otros portales, la noticia puede consultarse aquí https://www.blockchaineconomia.es/aragon-es-pionera-mundial-en-contratacion-publica-blockchain/

223 Augur es una aplicación descentralizada (DAPP) que permite realizar apuestas-predicciones de cualquier tipo, tales como acerca de cuándo la población mundial será vacunada ante la COVID-19, quién será el próximo presidente de cualquier país, etc. Trasciende, por tanto, las plataformas de apuestas deportivas. Para más información vid https://augur.net/

224 NEUBURGER, J. D., CHOY, W. L. y MILEWSKI, K. P. «Smart Contracts: Best Practices» en Practical Law, Thomson Reuters, Resource ID: w-022-2968, 2019, pág. 2.
225 Sobre esta práctica corrupta, principalmente en el ámbito de las inversiones internacionales, puede verse GIMENO BEVIA, J. «Retos que plantea el arbitraje internacional frente a la corrupción», Revista General de Derecho Procesal Iustel, nº 34, 2014

226 «Aun así, no está demostrado que exista un anonimato absoluto dentro de las Blockchain. Un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Qatar7 afirmó haber podido revelar la identidad de los clientes de sustancias ilícitas en SilkRoad en al menos 22 de las 100 direcciones IP analizadas, a partir del sistema de trazabilidad de la misma Blockchain. El estudio también pudo detectar diferentes operaciones llevadas a cabo en Wikileaks, Snowden Defense Fund, The Pirate Bay y otros sitios dentro de la Deep Web», ABUHAYAR, C. M., ALONSO-ALLENDE, J., ESCAURIAZA, M. GONZALO, J., MÁRQUEZ, R. y MORENO, F. J. «Descifrando la blockchain» Revistas Unav., Nuevas Tendencias, nº 100, 2018.
227 LINDMAN, J., ROSSI, M. y TUUNAINEN, V. P. «Opportunities and risks of Blockchain technologies in payments --a research agenda» Proceedings of the 50th Hawaii International Conference on System Sciences, 2017., pág. 1535 disponible en el siguiente enlace https://scholarspace.manoa.hawaii.edu/bitstream/10125/41338/paper0189.pdf

228 LÓPEZ-MEDEL BASCONES, J. «La claúsula rebus sic stantibus. Modificación o resolución de contratos ante la crisis del coronavirus», Revista de la Abogacía, de libre acceso en el siguiente enlace https://www.abogacia.es/actualidad/opinion-y-analisis/la-clausula-rebus-sic-stantibus-modificacion-o-resolucion-de-contratos-ante-la-crisis-del-coronavirus/

229 Vid. al respecto la información contenida en el siguiente enlace en el que la Magistrada Dª. Yolanda Ríos plantea esta y otras interesantes cuestiones https://blockchainintelligence.es/sesion-abierta-blockchainen-la-administracion-de-justicia/

230 Un enlace con la información del caso en español puede verse en https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/11356362/08/21/El-mayor-robo-de-criptomonedas-de-la-historia-afecta-a-la-red-ethereum-y-otras-blockchain.html

231 Muy ilustrativo resulta tanto el artículo como el propio título de la entrada de GAUCI-MAISTRE XYNOU en el que indica que la inmutabilidad no se sabe si resulta una bendición o una maldición. GAUCI-MAISTRE XYNOU, «Inmutability in a smart contracr: a blessing or a curse?» Disponible en el siguiente enlace https://www.lexology.com/library/detail.aspx?g=9b0e1787-f6cc-428a-8d55-93e5994bf416

232 FINK, M. «Grundlagen und Technologie von Smart Contracts» en Smart Contracts (FRIES, M y PAAL, B., cords.) Ed. Mohr Siebeck, 2019, pág. 9

233 Vid. ampliamente la crítica que realiza SKLAROFF en su interesante artículo «Smart contracts and the cost of inflexibility», Univ. Pennsylvania Law Review, voll 166: 263, especialmente las págs. 291 y ss.
234 FINK, M. op. cit. pág. 10

235 Véase, por ejemplo el instituto de Indianápolis Smart Arb https://www.smartarb.org/

ÍNDICE:

Índice

Análisis de la sentencia de la Sección 17ª de la Audiencia Provincial de Madrid de 19 de julio de 2021 sobre el delito de usurpación de funciones públicas

Alejandro Barciela Fernández

Abogado en IURISCONSULT ABOGADOS

Oscar Vos Benítez

Responsable del Departamento Procesal IURISCONSULT ABOGADOS

La prueba pericial lingüística en los procesos penales

Cristina Carretero González

Profesora doctora agregada de Derecho Procesal y de Oratoria y Redacción Jurídicas y Empresariales. Facultad de Derecho. ICADE. Universidad Pontificia Comillas

Ingeniería fiscal y fraude tributario. La ética empresarial como recurso de prevención del delito contra la Hacienda Pública

José María Cisneros González

Inspector de la Policía Nacional. Delitos económicos

Doctor en Derecho

Cambios en el concepto de consentimiento

Mª Inmaculada Clemente Roncero

Abogada, vocal de la Comisión de Igualdad y Contra la Violencia de Género del Ilustre Colegio Provincial de Abogados de Cáceres

Ludopatía y Código Penal

Joan Comorera Estarellas

comorera@icab.es

Abogado del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona y Senador en las XI y XII Legislaturas

Posible responsabilidad penal del Compliance Officer. Una visión comparada. Compliance Officer como representante de la empresa en el anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal

Luisa de Cárdenas

Abogada Deloitte Legal

Olga Fraga Gómez

Asociada Senior Deloitte Legal

El delito de impago de prestaciones económicas: últimas tendencias y sensibilidades de nuestra jurisprudencia

Luis de las Heras Vives

Abogado. Doctor en Derecho. Vicepresidente del Instituto de Derecho Iberoamericano

Programas de cumplimiento como causa de exención de responsabilidad penal a la luz de las últimas resoluciones

Begoña Fernández Rodríguez

Socia Deloitte Legal - Área Regulatory & Compliance

Manuel Alberto Sánchez Soler

Asociado Senior Deloitte Legal - Área Regulatory & Compliance

Directiva 2019/1937 de protección del denunciante y sistemas internos de comunicación de irregularidades en las entidades financieras. Whistleblowing system

Olga Fraga Gómez

Asociada Senior Deloitte Legal

Violencia sexual a través de las TIC

María Gavilán Rubio

Jueza y profesora universitaria

La protección del ejercicio profesional de la abogacía como garantía del derecho de defensa

Mª Eugènia Gay Rosell

Decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona

Blockchain y corrupción: primeras reflexiones sustantivas y procesales

Jordi Gimeno Beviá

Prof. Dr. Derecho Procesal UNED

La inclusión de la aporofobia en el Código Penal

Susana Gisbert Grifo

Fiscal

Quebrantamiento de la prohibición de comunicación cometido a través de redes sociales

Escarlata Gutiérrez Mayo

Fiscal

La agravante de orientación o identidad sexual o de género

Jesús G. Jabaloy

Fiscal sustituto. Fiscalía Provincial de Valencia

Criminólogo

Profesor de University of Virginia-USA

La captación y difusión de imágenes de agentes policiales en el ejercicio de sus funciones

José Israel Martínez Martín

Inspector Jefe CNP. Letrado del Estado habilitado. Jefe de Servicio del Área de Asistencia Letrada. Policía Nacional

El delito de desobediencia a agentes de la autoridad: extensión y límites en relación a la medida sanitaria del uso obligatorio de mascarilla

Álvaro Fernando Montero Nebot

Fiscal de la Fiscalía Provincial de Valencia Sección Territorial de Gandía

Estudio jurisprudencial del delito de acoso laboral

Rafael Ortueta de Benito

Inspector Jefe CNP. Letrado habilitado

Jefe del Área de Asistencia Letrada. Policía Nacional

Los delitos de daños informáticos (arts. 264 A 264 quáter CP)

Juan Palomino Segura

Socio del Departamento de Derecho Penal Económico e Investigaciones Pérez-Llorca

Guillermo Meilán Iglesias

Abogado del Departamento de Derecho Penal Económico e Investigaciones Pérez-Llorca

La posible parcialidad del órgano de enjuiciamiento que resuelve cuestiones previas al acto del juicio oral

María de los Ángeles Pino Pérez

Abogada Fiscal

La Fiscalía Europea: el paso decisivo hacia un nuevo modelo procesal penal

Enrique Remón Peñalver

Javier Froehlingsdorf

Abogados del Departamento de Derecho Penal de CMS Albiñana & Suárez de Lezo

Las distintas formas de violencia contra la infancia en procesos de crisis familiar

Delia Rodríguez

Abogada de familia y mediadora. CEO de Vestalia Abogados de Familia

Secretaria de AMAFI (Asociación Madrileña de Abogacía de Familia e Infancia)

Inteligencia artificial e investigación criminal. Fortalezas y debilidades a la luz de los resultados de los sistemas de analítica visual

Pere Simón Castellano

Profesor Titular de Derecho Constitucional

Universidad Internacional de la Rioja-UNIR

Blanqueo de Capitales y Criptomonedas

José Antonio Tuero Sánchez

Abogado

Socio de Penal de Martínez-Echevarría

Profesor del Máster de Derecho Penal Económico de la URJC

Los sistemas de Compliance Penal desde la perspectiva del administrador

Patricia Leandro Vieira da Costa

Sara Sanz Castillo

Abogadas de Uría Menéndez Abogados, S.L.P.