Jurisprudencia

Cabecera: Juzgado mercantil, 16-04-2020: el retraso no da derecho a compensación a los pasajeros si el transportista aéreo puede probar que el retraso se debe a circunstancias extraordinarias que no podrían haberse evitado incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables, es decir, circunstancias que escapan al control efectivo del transportista aéreo.
Jurisdicción: Civil
Origen: Juzgados de lo mercantil
Fecha: 16/04/2020
Tipo resolución: Sentencia Sección: Tercera
Número Sentencia: 202/2020 Número Recurso: 1505/2019
Numroj: SJM IB 916/2020
Ecli: ES:JMIB:2020:916
Voces sustantivas: Transporte de personas, Tráfico aéreo, Unión europea, Caso fortuito, Cancelación, Causas de exoneración, Domicilio, Exoneración de responsabilidad, Fuerza mayor, Destino final, Embargo, Fuerza mayor, Legitimación activa, Normas comunes
Voces procesales: Condena en costas, Procesos declarativos


ENCABEZAMIENTO:


JDO. DE LO MERCANTIL N. 3
PALMA DE MALLORCA
SENTENCIA: 00202/2020
-
TRAVESSA D'EN BALLESTER, 20 - PLANTA 4 - 07002 -
Teléfono: 971219390 Fax: 971219440
Correo electrónico: mercantil3.palmademallorca@justicia.es
Equipo/usuario: MBB
Modelo: N04390
N.I.G.: 07040 47 1 2019 0004561
JVB JUICIO VERBAL 0001505 /2019
Procedimiento origen: /
Sobre RECLAMAC.DE DAÑOS Y PERJUICIOS
DEMANDANTE Dña. Montserrat
Procurador/a Sr/a.
Abogada Sra. JULIANA CARLA SIQUEIRA VIANA
DEMANDADO RYANAIR
Procurador Sr. JUAN JOSE PASCUAL FIOL
Abogado Sr. JAIME FERNÁNDEZ CORTÉS
S E N T E N C I A
En PALMA DE MALLORCA, a dieciséis de abril de dos mil veinte.
Vistos por la Ilma. Sra. Dª MARGARITA ISABEL POVEDA BERNAL, MAGISTRADA titular del Juzgado de lo
Mercantil Número Tres de Palma de Mallorca, los presentes autos de JUICIO VERBAL seguidos ante este
Juzgado, entre partes, de una como demandante Dª Montserrat , en su propia representación, frente a la
mercantil RYANAIR D.A.C., con Procurador Sr. Pascual Fiol, en ejercicio de una acción en reclamación de
cantidad por compensación por cancelación/retraso de vuelo, procede dictar la presente resolución con base
en los siguientes:

ANTECEDENTES DE HECHO:


PRIMERO.- Por la indicada presentación procesal de la actora se interpone demanda de juicio verbal en la que, expuestos los hechos y alegados los fundamentos jurídicos en que basa su pretensión, termina por suplicar del Juzgado se dicte sentencia de conformidad con los pedimentos contenidos en la misma.
SEGUNDO.- Por admitida a trámite por parte del Secretario Judicial, se citó a las partes para la celebración de la correspondiente vista. No interesando ninguna de las partes la celebración de vista, quedaron los autos vistos para sentencia.
TERCERO.- En la tramitación de este procedimiento se han seguido los preceptos y prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:


PRIMERO .- El objeto del proceso es la reclamación de cantidad en ejercicio de la acción prevista en el artículo 7 del Reglamento (ce) nº 261/2004, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y cancelación o gran retraso de los vuelos.
En el caso de litis se relama la indemnización de 250 € por retraso superior a tres horas.
SEGUNDO.- A tenor del artículo 5.1.a) del Reglamento (ce) nº 261/2004, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, "los pasajeros afectados" por la cancelación de un vuelo "tendrán derecho a una compensación por parte del transportista aéreo de efectuar vuelo conforme al artículo 7, a menos que: i) se les informe de la cancelación al menos con dos semanas de antelación con respecto a la hora de salida prevista, o ii) se les informe de la cancelación con una antelación de entre dos semanas y siete días con respecto a la hora de salida prevista y se les ofrezca un transporte alternativo que les permita salir con no más de dos horas de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de cuatro horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista, o iii) s e les informe de la cancelación con menos de siete días de antelación con respecto a la hora de salida prevista y se les ofrezca tomar otro vuelo que les permita salir con no más de una hora de antelación con respecto a la hora de salida prevista y llegar a su destino final con menos de dos horas de retraso con respecto a la hora de llegada prevista.
El derecho a compensación por retrasos no está contemplando en el Reglamento 261/2004. Sin embargo, había sido reconocido por nuestra jurisprudencia, así la Sentencia de la sección 15ª Audiencia Provincial de Barcelona, de 8-1-2007, sostiene que el Reglamento establece un régimen de compensación mínima, sin límite de responsabilidad, por lo que se puede aplicar la regulación nacionalmás favorable al viajero, ya sea específica o resultado de la aplicación de la normativa general La STJCE de 19 de noviembre de 2009 ha reconocido que los pasajeros pueden invocar el derecho a ser compensados económicamente de acuerdo al artículo 7 (que establece una compensación de 250, 400, o 600 € en función de la distancia del vuelo) cuando soportan, una pérdida de tiempo igual o superior a tres horas.
Sin embargo, el retraso no da derecho a compensación a los pasajeros si el transportista aéreo puede probar que el retraso se debe a circunstancias extraordinarias que no podrían haberse evitado incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables, es decir, circunstancias que escapan al control efectivo del transportista aéreo.
No negada la cancelación del vuelo del actor, ni la legitimación activa de la parte, la controversia se ciñó a la concurrencia de la causa de exoneración alegada, en concreto, la circunstancia extraordinaria que escapan al control efectivo del transportista, al existir restricciones del tráfico aéreo debido a circunstancias meteorológicas adversas (fenómeno conocido como "gota fría" o DANA), que motivaron que en esa fecha se cancelaran o retrasaran la mayoría de los vuelos hacia el aeropuerto de Ibiza.
TERCERO.- La sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 15ª, Ponente, Excmo. Sr. Don Juan Francisco Garnica, resuelve con claridad un supuesto análogo al objeto de autos, considerando que el impacto de un pájaro en modo alguno es causa exoneradora en los términos previstos en el artículo 5.3 del Reglamento 261/2004.
El concepto de "circunstancia extraordinaria" al que se refiere el artículo 5.3 del Reglamento Europeo guarda cierto paralelismo con el término de fuerza mayor de nuestro artículo 1105 del Código Civil. Categoría jurídica que desde la glosa medieval se distingue del caso fortuito y que con la pandectística alemana se diferencian en el origen interno o externo de las circunstancias que los determinan. Establece la citada sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, que "si esas circunstancias son intrínsecas a la actividad, como en el caso ocurre, se está ante una situación de caso fortuito, pero no de fuerza mayor, de manera que no existe exoneración de responsabilidad.
La culpa en la regulación establecida del derecho de compensación del artículo 7 del Reglamento 261/2004 no es un presupuesto de responsabilidad, de manera que se responde en los supuestos de caso fortuito. El impacto de un rayo en una aeronave empleada en el tráfico aéreo en el transporte de personas, no es un supuesto de fuerza mayor, es algo del todo inherente al ejercicio normal de la actividad del transportista y por tanto, se estaría ante un supuesto de caso fortuito que no exoneraría de responsabilidad. Únicamente, si la circunstancia es completamente ajena a los riesgos propios de la actividad en el curso de la cual se originó el daño, se estaría ante la fuerza mayor exonerante".
Sin embargo, la reciente doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea no apunta en este sentido. En la sentencia de 4 de mayo de 2017, dictada en el asunto C-135/35, se consideró circunstancia exoneradora el impacto de aves en aeronaves que, desde luego no es una circunstancia imprevisible para una compañía aérea. En este sentido, debe aplicarse el citado criterio en el presente caso puesto que, a su vez, ha quedado probado que, debido a circunstancias meteorológicas adversas la mayoría de los vuelos que salieron en esa fecha desde el aeropuerto de Palma sufrieron retrasos o cancelaciones.
En el caso de autos, se considera que existen indicios probatorios suficientes con la documental aportada para acreditar dicha circunstancia extraordinaria, especialmente los informes meteorológicos y las noticias aparecidas en la fecha sobre los devastadores efectos de la DANA, permite tener por acreditada la circunstancia extraordinaria, que obligó a regresar al vuelo de litis a su aeropuerto de origen (Madrid) según reconoce la actora en su escrito de demanda. En atención a lo expuesto, se debe desestimar la demanda en su integridad.
CUARTO.- De conformidad con lo dispuesto en el artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, "En los procesos declarativos, las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el Tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de Derecho. Para apreciar, a efectos de condena en costas, que el caso era jurídicamente dudoso se tendrá en cuenta la jurisprudencia recaída en casos similares. 2. Si fuere parcial la estimación o desestimación de las pretensiones, cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, a no ser que hubiere méritos para imponerlas a una de ellas por haber litigado con temeridad".
A tenor del art. 32.5 LEC, " Cuando la intervención de abogado y procurador no sea preceptiva, de la eventual condena en costas de la parte contraria a la que se hubiese servido de dichos profesionales se excluirán los derechos y honorarios devengados por los mismos, salvo que el Tribunal aprecie temeridad en la conducta del condenado en costas o que el domicilio de la parte representada y defendida esté en lugar distinto a aquel en que se ha tramitado el juicio, operando en este último caso las limitaciones a que se refiere el apartado 3 del artículo 394 de esta ley ".
En el caso de autos no procede apreciar temeridad en la conducta de la actora.
Vistos los preceptos citados y demás de general y pertinente aplicación

FALLO:

Que debo DESESTIMAR y DESESTIMO la demanda, ABSOLVIENDO a la demandada de todas las pretensiones deducidas frente a ella en el presente procedimiento y todo ello con imposición a la parte demandante de las costas procesales causadas sin inclusión de los honorarios de los profesionales intervinientes.
Esta resolución es firme y contra la misma no cabe recurso alguno.
Así por esta mi sentencia lo pronuncio, mando y firmo.
PUBLICACIÓN: En el día de la fecha, dada la anterior resolución por S.S. Ilma. es publicada mediante mi firma electrónica, bajo pena de nulidad ( Artículo 204.3 LEC). Doy fe.- LUIS MARQUEZ DE PRADO y MORAGUES, Letrado de Justicia